Dividida en cinco distritos, la ciudad cuenta con 89 barrios y un casco antiguo en el que se combinan armónicamente la monumentalidad de la Catedral y las grandes iglesias (como Sant Francesc y Santa Eulàlia) con los peculiares edificios modernistas y los encantadores comercios en los que poder adquirir productos y artesanía típicos y que conviven con el lujo y la exquisitez de las tiendas de grandes marcas ubicadas en las calles de Jaume III y el Paseo del Borne.